Por una MINURSO con derechos humanos

Como lleva haciendo año tras año cada mes de abril, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunirá esta semana para decidir si amplía nuevamente el mandato de la MINURSO, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental, una misión que, como su nombre bien indica, se creó con el principal objetivo de organizar un referéndum que garantice al pueblo saharaui su derecho inalienable a la autodeterminación basada en los principios y fundamentos de la ONU.

Hace ya un cuarto de siglo que, con el fin de terminar con la guerra con Marruecos, las Naciones Unidas convencieron al Frente Polisario para que se sentara en la mesa de negociación y firmara, en 1991, el alto el fuego prometiéndole el referéndum en un plazo de seis meses. 26 años después, el pueblo saharaui aún lo sigue esperando.

Pasado todo este tiempo, el Frente Polisario y el pueblo saharaui esperaban más de las promesas del anterior secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien, en su último año de mandato, abogó por establecer, dentro de la MINURSO, un mecanismo de vigilancia “imparcial e independiente” en el Sahara Occidental para los derechos humanos. Lejos de conseguir este propósito, se vio envuelto en una escalada de tensión con el rey Mohamed VI que bien hubiera podido llevar al retorno de las hostilidades entre Marruecos y el Frente Polisario.

Las negativas del régimen alauita para que Ban Ki-moon visitara, ahora hace un año, el territorio del Sahara Occidental sin ninguna restricción llevó al líder surcoreano a criticar la actitud de Marruecos a la hora de buscar una solución al conflicto.

Marruecos, por su parte, reaccionó expulsando a 73 miembros de la MINURSO, la misión que la ONU tiene en el territorio. No suficiente con esto, unidades del ejército marroquí se posicionaron en el Sahara ocupado mientras en Frente Polisario hizo lo propio en los Territorios Liberados. La cuerda se fue tensando hasta el punto de ponerse en riesgo el propio mantenimiento de la misión en el territorio.

Una vez más, la comunidad internacional cedió ante el chantaje de la monarquía marroquí y Ban Ki-moon terminó su mandato, el pasado 31 de diciembre, sin conseguir que la MINURSO incorporase, entre sus competencias, la verificación y el respeto de los derechos humanos en el Sahara Occidental.

Que se amplíen las competencias de la MINURSO para que incluya la observación de los derechos humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental ha sido, año tras año, una de las principales demandas del Frente Polisario ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Por su parte, el movimiento internacional de solidaridad con el pueblo saharaui también reclama que se haga efectiva esta ya histórica demanda.

Es por eso que la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS – Sahara) ha lanzado recientemente una campaña con este propósito:

 

“Como sabéis, a finales de este mes de abril está previsto que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reúna para decidir si amplía nuevamente el mandato de la MINURSO, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental.

Como ya hemos hecho con anterioridad, creemos que desde el movimiento solidario debemos ejercer la mayor presión posible para que en dicha reunión se tome la decisión de dotar a la MINURSO con el conjunto de competencias que le corresponden según el Plan de Arreglo, incluida la protección y promoción de los derechos humanos, y dejar de ser así una de las pocas Misiones de Paz de NNUU que no incluye entre sus competencias la verificación de los derechos humanos.

Por ello, desde CEAS-Sahara hemos iniciado nuevamente una campaña masiva de envío de cartas a todos los países miembro del Consejo de Seguridad a través de la web de la Asociación Um Draiga (https://goo.gl/zNenei), con un formato muy sencillo ya que solamente hay que rellenar un breve formulario (nombre, mail y país) y darle a “Enviar“.

Os proponemos 2 acciones:

Firma a través de la web (https://goo.gl/zNenei): Firmar tanto de forma individual como en nombre de vuestra organización y darle la máxima difusión posible a esta campaña, incluyendo el enlace a la web de Um Draiga, entre vuestros contactos y a través de las redes sociales (evento en Facebook).

Envío directo del escrito: Os proponemos, como medida de presión e incidencia añadida, que además de firmar en la web, enviéis directamente (incluyendo en copia oculta las direcciones de mail que adjuntamos, de los países miembros del CS y de sus embajadas en Madrid) el documento de la campaña en inglés (va adjunto) con el logo de vuestra organización y la firma de la persona que ocupe la Presidencia. Adjuntamos también la versión en castellano para que sepáis qué dice el texto que enviáis y os pueda servir como ejemplo.

Os rogamos hagáis extensiva esta acción, a todas las organizaciones “amigas” que creáis que la puedan apoyar.

A ver si entre todos y todas logramos enviar miles de correos y conseguir que en la reunión, que tendrá lugar el próximo 25 de abril en Nueva York, se decida renovar el mandato y sobre todo, ampliar las competencias de la MINURSO para que vigile los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado.

La historia es la que nosotras y nosotros, con nuestra determinación y lucha, hacemos de ella y está en nuestras manos cambiar el destino de nuestras hermanas y hermanos saharauis en los territorios ocupados. ¿Nos ayudas a conseguirlo? Somos muchas las personas solidarias y “perdiendo” solamente 2 minutos podemos hacer que el destino de la población saharaui de los Territorios Ocupados cambie.

Un saludo.

CEAS-Sáhara Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara”

 

Como podréis ver si accedéis al sitio de Um Draiga que se os indica, la versión en castellano del texto de la petición dice lo siguiente:

 

CAMPAÑA DE CEAS- Sáhara PARA LA RENOVACIÓN Y ADECUACIÓN DEL MANDATO DE LA MINURSO (MISIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL REFERÉNDUM EN EL SÁHARA OCCIDENTAL)

A todos los Países miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ante la próxima Resolución en abril 2017, sobre el Sahara Occidental 

La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) se estableció mediante la Resolución 690 del Consejo de Seguridad (de 29 de abril de 1991), de acuerdo con las propuestas de arreglo aceptadas por Marruecos y el Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y de Río de Oro (Frente POLISARIO).

El plan de arreglo, tal como fue aprobado por el Consejo de Seguridad, establecía un periodo de transición para preparar la celebración de un referéndum en el que el pueblo del Sáhara Occidental elegiría entre la independencia y la integración con Marruecos.

El MANDATO de la MINURSO, establecido por el Consejo de Seguridad que determinó sus competencias y que –de forma increíble e inaceptable- no incluye la supervisión de la situación de los derechos humanos en el territorio, abarca, entre otras funciones, la supervisión del alto el fuego y la realización de un “referéndum libre y justo”.

26 años después de su creación la MINURSO no ha cumplido su función principal de organizar el referéndum acordado entre las partes, y durante el presente mes de abril del presente año 2017 está previsto el debate en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre su continuidad, competencias y funciones.

CON ESTE MOTIVO LOS ABAJO FIRMANTES DECLARAMOS:

1.- Instamos al GOBIERNO ESPAÑOL, atendiendo a su responsabilidad moral, legal e histórica, y en su calidad de miembro del Grupo de Países Amigos del Secretario General para el Sahara Occidental, a:

  • CUMPLIR con su responsabilidad para poner fin al proceso de descolonización del Pueblo Saharaui, inconcluso desde 1975, proceso que solo puede culminarse mediante la celebración de un referéndum de autodeterminación que asegure la expresión libre y auténtica de la voluntad del Pueblo Saharaui, en aplicación de las decisiones pertinentes de la Unión Africana (UA) y de las resoluciones de las Naciones Unidas.
  • DEFENDER la doctrina consolidada de las Naciones Unidas en materia de descolonización y Territorios No Autónomos para los que rige la Resolución 2625 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que instaura: “El establecimiento de un Estado soberano e independiente, la libre asociación o integración con un Estado independiente o la adquisición de cualquier otra condición política libremente decidida por un pueblo constituyen las formas del ejercicio del derecho de libre determinación de ese pueblo“, siendo ese el contenido de la autodeterminación.
  • TRABAJAR en el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, por la asunción de la MINURSO del conjunto de competencias que le corresponden según el Plan de Arreglo, incluida la protección y promoción de los derechos humanos (civiles, políticos, económicos, sociales y culturales) para la población autóctona saharaui en los territorios ocupados por Marruecos.

2.- SOLICITAMOS al CONSEJO DE SEGURIDAD de las Naciones Unidas que asuma su responsabilidad en la búsqueda de una solución justa y definitiva que asegure la realización de un “referéndum libre y justo”, y adopte medidas frente a la  expulsión del componente civil y político de la MINURSO que imposibilita el desarrollo de las funciones establecidas.

3.- Reclamamos el cumplimiento íntegro del veredicto del Alto Tribunal de Justicia de la UNIÓN EUROPEA, emitido el pasado 21 de diciembre de 2016, que considera el Sáhara Occidental como un “tercero” que no está bajo la soberanía de Marruecos, confirmando, de esta forma, la doctrina de la ONU a favor de la autodeterminación del Pueblo Saharaui.

4.- REITERAMOS el llamamiento recogido en la nueva AGENDA 2030 de las Naciones Unidas para que “se emprendan nuevas acciones y medidas eficaces, de conformidad con el derecho internacional, para eliminar los obstáculos que impiden la plena realización del derecho a la libre determinación de los pueblos que viven bajo ocupación colonial y extranjera y que siguen afectando negativamente a su desarrollo económico y social y a su medio ambiente”.

 

Firma por una MINURSO con derechos humanos.

 

 

(*) Foto de cabecera: El Consejo de Seguridad de la ONU, en 2015 / foto de archivo: ONU/Loey Felipe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *