El Sáhara Occidental en la IV Conferencia de Revisión de Oslo

El 25 de noviembre pasado, la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción inauguró su IV Conferencia de Revisión, en Oslo, donde más de 700 delegados de alto nivel y representantes de la sociedad civil internacional adoptaron el Plan de Acción de Oslo y la Declaración Política de Oslo, dos documentos que guiarán los esfuerzos de la comunidad internacional en materia de desminado para los próximos cinco años.

Representantes de la Federació ACAPS y Daha Bulahi, de ASAVIM, aprovecharon la celebración de la Conferencia para darse cita en la capital noruega y participar con el fin de dar a conocer la situación concreta de las víctimas de minas terrestres en el Sáhara Occidental.

 

Marta Aoiz, Anton Marimon, presidente de ACAPS Anoia, y Thor Jorgen acudieron a la Convención como representantes de la Federació d’Associacions Catalanes d’Amics del Poble Sahrauí (Federació ACAPS) en apoyo a la participación en la Convención de Daha Bulahi, secretario general de la Asociación Saharaui de Víctimas de Minas (ASAVIM).

Daha Bulahi, en el centro, junto a Anton Marimon (izquierda) y Marta Aoiz (derecha), en la IV Conferencia de Revisión de Oslo

Ya en la sesión inaugural del día 25, tuvo lugar el Side Event, un espacio dentro de la Conferencia dedicado a la acción contra las minas en el Sáhara Occidental. En el acto, Marta Aoiz intervino para dar a conocer la actividad que realiza ASAVIM en lo referente a la asistencia a las víctimas saharauis de minas terrestres en el ámbito local de los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia).

Durante su intervención, explicó el trabajo realizado hasta la fecha por ASAVIM y los proyectos que pretende llevar a cabo en el futuro, agradeciendo especialmente a las asociaciones de amigos del pueblo saharaui por su ayuda incondicional, así como a la UNMAS, el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas, por el apoyo en la constitución de las 58 cooperativas de ganado ovino.

Daha Bulahi, de ASAVIM, junto al delegado del Gobierno sueco y otros participantes de la IV Conferencia de Revisión de Oslo

Sidi Mohamed Mulay Zein, presidente de la SMACO (Sahrawi Mine Action Coordination Office), señaló el problema político en el que se encuentra el pueblo del Sáhara Occidental desde hace décadas, mientras que Gaici Nah, su director técnico, expuso los datos referentes sobre el desminado y la destrucción de minas terrestres en el territorio.

También participaron miembros llegados a la capital escandinava de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla (AAPSS), que, con su proyecto STOP MINAS: construcción colectiva de una Jardín para la Paz, hicieron especial mención a la tarea de las mujeres desminadoras en el Sáhara Occidental. El evento estuvo acompañado por la viola de Thor Jorgen, que deleitó a los presentes con varias piezas musicales contextualizadas con la exposición de Kristin Bendixen, pinturas sobre escenas del pueblo saharaui que permanecieron expuestas durante toda la jornada.

Durante el desarrollo de la IV Conferencia de Revisión de Oslo, celebrada entre los días 25 y 29 de noviembre, la SMACO consiguió firmar un acuerdo de colaboración con la Campaña Colombia sin Minas. Este convenio de cooperación para la acción integral contra las minas terrestres fue rubricado por Sidi Mohamed Mulay Zein, presidente de SMACO, y Álvaro Jiménez, coordinador de la Campaña Colombia sin Minas.

En los actos de clausura de la IV de la Revisión de la Conferencia “por un mundo libre de minas”, también se consiguió dar visibilidad a la problemática concreta saharaui repartiendo, entre los asistentes a la Conferencia, una edición numerada y firmada del print titulado «Souvenir de Oslo«, obra de Marta Aoiz, Alonso Gil, Luis Vázquez y Moulud Yeslem, artistas internacionales que pretenden denunciar, a través de la manifestación artística, que el Sáhara Occidental es uno de los territorios del planeta más contaminados por minas terrestres. Estos artefactos y otros restos de guerra enterrados en la arena del desierto constituyen una grave amenaza para la población a ambos lados de lo que se conoce como el Muro de la Vergüenza, un muro de más de 2700 km que Marruecos construyó en los años de la guerra (1975 -1991) partiendo el territorio del Sáhara Occidental de norte a sur. Se calcula que existen entre 7 y 10 millones de minas terrestres sembradas por Marruecos alrededor del muro.

El “Souvenir de Oslo” no fue la única acción artística en la clausura de la IV Convención de Revisión. Los artistas saharauis y españoles Mohamed Mouloud, Alonso Gil, Luis Vázquez y Marta Aoiz sensibilizaron sobre el peligro de las minas en el Sáhara Occidental con minas anti personas comestibles a modo de “desminafagia”, como calificó la acción uno de sus creadores.

El último de estos actos reivindicativos tuvo lugar en la plaza de la Estación Central de trenes de la ciudad, donde la organización de la Conferencia había colocado maniquíes representando víctimas de minas. Allí acudieron también los miembros de la  Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, de ASAVIM y de SMACO para denunciar el posicionamiento de Marruecos por el desminado en el Sáhara Occidental y por no adherirse a la Convención de Otawa para la prohibición de minas terrestres.

Daha Bulahi, de ASAVIM, en la acción reivindicativa de la Estación Central de Oslo

A continuación, reproducimos la declaración que Marta Aoiz, como miembro representante de la Federació ACAPS, realizó en el desarrollo de la IV Conferencia de Revisión de Oslo.

 

Oslo, 27 de noviembre de 2019 

Desde la FEDERACIÓN ACAPS trabajamos colaborando estrechamente con la ASOCIACIÓN SAHARAUI DE VÍCTIMAS DE MINAS (ASAVIM).  

Debido a décadas de conflicto, el Territorio del Sáhara Occidental es a día de hoy uno de los territorios más fuertemente contaminados con minas antipersona.

Aunque el nivel de contaminación es desconocido, se cree que el muro de 2.750 km que separa el Territorio constituye una de las zonas más densamente contaminadas de la Tierra. Las minas terrestres amenazan, mutilan y acaban con la vida de muchas personas en la población civil, obstruyen el desarrollo del territorio y bloquean actividades socioeconómicas básicas como el pastoreo y el comercio.

Se calcula que en el Sáhara Occidental hay de 7 a 10 millones de minas que actualmente siguen provocando víctimas mortales o mutiladas.

Las víctimas que sobreviven, sufren de afectaciones físicas, psíquicas y sociales añadidas a la ya complicada situación que implica ser refugiado en la hamada argelina de Tinduf. Estas personas encuentran barreras para su desarrollo y participación en su comunidad y arrastran a sus familias a la economía marginal, llegando incluso a la negación de derechos básicos como una adecuada alimentación, educación, empleo y acceso a la salud.

 Los objetivos de la Convención de Ottawa de 1997 de salvar vidas, proteger a los civiles, ayudar a los sobrevivientes y promover el desarrollo sostenible en las áreas afectadas son plenamente asumidos por la ASOCIACIÓN SAHARAUI DE VÍCTIMAS DE MINAS (ASAVIM).

ASAVIM es una organización sin ánimo de lucro creada el 22 de octubre de 2005 en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf con el objetivo de minimizar los traumas sufridos por las víctimas de las minas terrestres, bombas en racimo y restos de guerra.

ASAVIM actúa bajo los principios de:

–        Profesionalidad 
–        Responsabilidad
–        Transparencia

Esta Asociación integra eficazmente la perspectiva de género en la asistencia a las víctimas y siempre ha contado entre sus miembros con alguna mujer. Por otra parte, los beneficiarios de las ayudas de ASAVIM han sido siempre las víctimas de minas sin distinción de género. Hay que tener en cuenta que las consecuencias del accidente al cabeza de familia no las sufre sólo el afectado sino toda su familia, por la disminución de ingresos que conlleva. Es por ello que las ayudas se efectúan en función de las necesidades de las familias y tienen a la familia del afectado como destinataria de las ayudas socioeconómicas.  

ASAVIM integra eficazmente las perspectivas de los sobrevivientes ya que todos sus colaboradores son a su vez víctimas de minas y toda ayuda llevada a cabo ha sido previamente solicitada o consensuada con los beneficiarios.

ASAVIM apoya moral, sanitaria y económicamente a los supervivientes de accidentes de minas y restos explosivos de guerra defendiendo sus derechos humanos. Tiene diferentes actividades con las víctimas desde el momento del accidente hasta su integración social. Cumple un rol fundamental como enlace entre las víctimas y sus familiares afectadas por una parte y la comunidad nacional e internacional por otra. Trabaja y coordina con las instituciones el apoyo de iniciativas que respondan a los problemas y necesidades de las víctimas de minas.

ASAVIM lleva a cabo las siguientes actividades de acción contra las minas:

Censo de los supervivientes de accidentes con minas:

En 2012 ASAVIM llevó a cabo un censo de víctimas en los campamentos de refugiados financiado por el Ministerio de Exterior Noruego. Actualmente sigue censando, pero se desconoce el número real de víctimas de minas en el Sáhara Occidental debido a la falta de medios para contabilizar a las personas, así como a la división geográfica de la población.

Ha censado hasta la fecha a 1.750 personas afectadas por las minas sin resultado de muerte. De las víctimas mortales no se tienen datos.

Sensibilización sobre los riesgos de minas: en los campamentos de refugiados se han llevado a cabo por ASAVIM campañas locales de sensibilización sobre los peligros de las minas y sus efectos en la población civil.

Asistencia a las víctimas y seguimiento sanitario: acompaña a las víctimas para mejorar la calidad y la cobertura de la atención durante y post-hospitalaria.

Durante 2017 y 2019 ASAVIM ha logrado lo siguiente:

  1. Ha entregado productos alimenticios e higiene a 296 víctimas y su familia.
  2. Ha distribuido 44 sillas de ruedas, 18 sillas de baño, 18 colchones antiescara, 12 camas, 35 muletas y más de 2.050 paquetes de pañales.
  3. Con el apoyo de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla (AAPSS) ha adaptado 100 viviendas para las necesidades de las víctimas y ampliado el nuevo Centro de Víctimas que acoge en los campamentos a más de 50 personas heridas.
  4. Ha efectuado seguimiento médico a 150 encamados con ayuda de AAPSS.

Integración socio económica de las víctimas:

La asistencia a las víctimas es observada desde una perspectiva integral destinada a eliminar o reducir los factores que limitan la actividad y la participación de la persona con discapacidad, para que pueda alcanzar y mantener el más alto nivel posible de independencia y la calidad de vida: física, psicológica, social y económica.

El objetivo es proporcionar a la persona las mejores oportunidades posibles para la plena y efectiva participación e inclusión en la sociedad, con la posibilidad de estudiar, trabajar y acceder a los servicios con las mismas oportunidades que para los demás ciudadanos.

a) En este sentido con el fin de reintegrar a las víctimas en la sociedad y recuperar su autoestima desde ASAVIM se ha procedido a constituir, en cooperación con diversas asociaciones amigas del pueblo saharaui y de la UNMAS, 52 cooperativas de ganado ovino cuyos beneficiarios son una víctima y su familia debiendo siempre incluir a una mujer integrando así la perspectiva de género en todos los aspectos de la acción contra las minas.

La finalidad no es sólo ofrecer a las familias beneficiarias la posibilidad de salir de la pobreza, sino que persigue también la creación de nuevas cooperativas familiares con la cesión de ovejas que va “devolviendo” cada familia beneficiaria incrementando el número de cooperativas dentro de un modelo sostenible. Efectúa una evaluación y elabora informes de resultados.

b) Ha creado 17 huertos familiares en beneficio de las víctimas con ayuda del Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI) que destina un 15% de sus ayudas a las víctimas de minas.

c) Ha potenciado 21 negocios como las tiendas de víveres propiedad de las víctimas.

Desde ASAVIM se ha dado especial importancia a la transparencia mediante la elaboración de informes de resultados y potenciando el uso de las redes sociales.  El hecho que publicar todas las ayudas recibidas está haciendo recuperar la confianza de los donantes y facilita que nuevas entidades deseen apoyar a la asociación. Aun así, las necesidades son muchas y por eso desde ASAVIM solicitamos ayuda enfocada en las personas: las víctimas actuales afectadas por las minas y sus familias, así como en las víctimas potenciales.

A) Ayuda respecto las víctimas actuales: dicha ayuda contempla el aspecto emocional empoderando a las víctimas pero también de tipo económico (asistencial y proyectos de reinserción).

A.1) Debería efectuarse un censo de las víctimas de minas digital que incluya los datos personales, fecha y circunstancias del accidente, consecuencias del mismo, cargas familiares y otras enfermedades así como sus posibles variaciones. Dicho censo serviría como base para futuros estudios y para un mejor reparto de las ayudas a las víctimas.

A.2) Los proyectos asistenciales deberían incrementarse hasta cubrir las necesidades básicas de las víctimas (sanitarias, vivienda, alimentación…).

A.3) Deben incrementarse los proyectos de inserción socioeconómica de las víctimas de minas a fin de procurar un mínimo de subsistencia además de devolverles la autoestima perdida y el reconocimiento social.

B) Ayuda respecto las víctimas potenciales: deben incrementarse las campañas locales de sensibilización sobre los peligros de las minas y sus efectos en la población civil ya que los accidentes se suceden cada año.

Pese a no ostentar la condición de Estado Parte debido a las especiales circunstancias locales, el pueblo saharaui pone todos los medios a su alcance para mejorar la calidad de vida de las víctimas de minas. Son muchos años de permanencia en el territorio argelino con la condición de refugiado. La falta de autofinanciación en los Campamentos de Refugiados hace que sea imprescindible la ayuda humanitaria Internacional.

Por ello desde la federación solicitamos apoyo al Comité de Asistencia a las Víctimas en la difusión a los Estados Parte de las necesidades expuestas con el fin de que puedan alcanzar sus compromisos relacionados con la asistencia a las víctimas en virtud del Plan de Acción de Maputo 27 de Junio 2014.

Solicitamos también al Comité que pueda tomar iniciativas para facilitar el diálogo sobre la mejora de la asistencia a las víctimas y para garantizar el bienestar de las víctimas de las minas saharauis en ámbitos como la atención médica, la discapacidad y los derechos humanos, el desarrollo, la reducción de la pobreza y el empleo.

Cada Estado Parte es responsable de implementar la Convención en áreas bajo su jurisdicción, es por ello que agradecemos al Gobierno de España su contribución bajo el Fondo Fiduciario Voluntario en la reintegración socioeconómica (cooperativas de ganado ovino) de los sobrevivientes de accidentes de minas terrestres en los campos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia). Ayudas recibidas gracias al apoyo del Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAS). Solicitamos que sigan prestando apoyo a esta causa en el futuro.

Agradecemos todo el apoyo que prestan y puedan prestar la Campaña Internacional para Prohibir las Minas Terrestres (ICBL) y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en base a su experiencia, en este esfuerzo por poner fin al sufrimiento causado por las minas antipersona actual y futuro en territorio saharaui.

Marta Aoiz Linares
Federació ACAPS

 

 

 

Imagen de cabecera: cartel de la IV Conferencia de Revisión de Oslo / fuente: www.apminebanconvention.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *